Menú de capítulos

La triada territorio – comunidad – innovación, más una política que nos inspire y regule, nos aseguran una labor fructífera y un mejor desarrollo como Santo Tomás, para que nuestros estudiantes egresen con un aprendizaje inolvidable.

Juan Pablo Guzmán Aldunate
Rector Nacional Instituto Profesional y Centro de Formación Técnica Santo Tomás

Creemos que instituciones como las nuestras están llamadas a ser una potente bisagra que articule el conocimiento con la comunidad; la innovación con el fortalecimiento social; la pertinencia con el desarrollo productivo. Es por esta razón que asumimos la Innovación Social -entendida como una búsqueda colectiva de soluciones nuevas orientadas a mejorar la calidad de vida de los grupos vulnerables- como un eje estratégico que fortalezca nuestra vinculación con el medio de una manera diferenciadora y de alto impacto social.

Si bien las acciones dirigidas a la comunidad están presentes desde el inicio de actividades del Instituto Profesional y Centro de Formación Técnica Santo Tomás, lo que hoy nos proponemos es dotar a las nuevas iniciativas de un marco metodológico que nos fuerce a pensar en soluciones innovadoras a problemas locales, sistematice su diseño e implementación, permita evaluar la posibilidad de ser replicables explotando su potencial de escalamiento en otras comunidades y maximice su impacto social en beneficio de las personas que habitan los territorios en los que se inserta Santo Tomás.

Las mejores soluciones a los problemas de una comunidad probablemente son las que surgen desde ella misma. Sin embargo, a la hora de implementarlas, son muchos los factores que entran en juego y también muchas las iniciativas que quedan en el camino por la falta de recursos y redes de los potenciales beneficiarios. Ese es el momento en que las instituciones de educación deben involucrarse, entregando todas sus capacidades para la vinculación social y, por ende, para el desarrollo humano.

Estamos en un punto de inflexión en el que nuestras instituciones adquieren una nueva impronta, que tiene como eje la Innovación Social, y que permite que nuestros estudiantes se enfrenten a problemas complejos, desarrollen pensamiento crítico para la resolución de problemas, trabajen en conjunto con las comunidades beneficiadas en un nutritivo intercambio que favorece la posibilidad de aprender haciendo, así como la generación de redes de relaciones e interacciones entre personas y organizaciones.

En este volumen hemos querido destacar cinco proyectos de Vinculación con el Medio que se han distinguido por su particular energía y por contar con aquellos factores que nos interesa relevar para los futuros proyectos: la relación de beneficio mutuo entre los actores, su capacidad de búsqueda de soluciones de manera interdisciplinaria, la capacidad de gestión de sus resultados y por sobre todo, la pasión por aplicar los conocimientos adquiridos en la solución de problemáticas sociales que afectan a su entorno.

La triada territorio – comunidad – innovación, más una política que nos inspire y regule, nos aseguran una labor fructífera y un mejor desarrollo como Santo Tomás, para que nuestros estudiantes egresen con un aprendizaje inolvidable.

Fin del capítulo