Menú de capítulos

Vinculación con el Medio e Innovación Social

El entorno en que hoy nos desarrollamos tiene una velocidad de cambio muy acelerada. Mutan los actores; los problemas antiguos conviven con la emergencia de nuevos ejes disruptivos; se cuestionan los roles tradicionales institucionales y algunos desafíos urgentes -tales como aplacar la desigualdad social- ya no pueden ser abordados individualmente, por lo que se hace imperativo evolucionar en la forma en que actuamos, gestionamos, solucionamos y, principalmente, nos relacionamos para enfrentar los problemas sociales que nos afectan.

Las universidades surgen como un actor relevante frente a estos retos sin precedentes. En el caso de Chile, la Ley de Educación Superior promulgada a principios de 2018, establece una nueva normativa en la que se redefine a las universidades, asignándoles el rol de contribuir al desarrollo de la cultura y la satisfacción de los intereses y necesidades del país y sus regiones, e incorpora la vinculación con el medio como área fundamental de la misión que se le otorga.

Si bien para Santo Tomás la vinculación con el medio está presente desde sus inicios y profundamente enraizada en la esencia de la Universidad, en abril de 2018 se crea la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio y Comunicaciones, como una respuesta a estos cambios en el entorno y con el propósito de coordinar acciones diferenciadoras y de alto impacto social, manteniendo una estrecha coherencia con sus valores y con su misión y visión.

Durante el año 2017, en la Universidad se realizaron 781 actividades en este ámbito, emergiendo en la mayoría de ellas un factor común: una natural inclinación por resolver las necesidades de las comunidades emplazadas en su territorio de referencia.

Esta perspectiva social de nuestro compromiso comunitario nos ha llevado a declarar a la Innovación Social como un foco estratégico que oriente el quehacer de nuestra Institución en este ámbito. Creemos que a través de esta vía podemos brindar respuesta a las problemáticas sociales de una forma más eficiente y coordinada, especialmente en los desafíos que nos presentan las comunidades vulnerables.

Al mencionar la palabra innovación es importante abrir su campo semántico, desprendiéndola de su relación inmediata con el quehacer tecnológico y con la creación de un producto para introducirlo en el mercado. Una vez que el concepto se enriquece relacionándolo con el vocablo “social”, se puebla con una profusión de imágenes que nos introducen en la idea de un sistema: un conjunto de acciones o procesos relacionados entre sí que contribuyen a un determinado objeto.

Hemos definido la Innovación Social como la búsqueda colectiva a soluciones nuevas orientadas a mejorar la calidad de vida de las comunidades vulnerables. Estas nuevas soluciones pueden ser un producto, un servicio, un proceso, una práctica o un modelo de gestión que, para ser exitosos, deben ser bidireccionales, mensurables, sostenibles, escalables y aspirar a generar cambios permanentes en la sociedad.

Innovación Social: BÚSQUEDA COLECTIVA DE SOLUCIONES NUEVAS ORIENTADAS A MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA DE AQUELLOS QUE CONFORMAN LAs comunidades vulnerables.

Acorde a las demandas actuales de la sociedad, un giro importante es que todas las etapas del proceso se realizan con una amplia participación de los actores de las comunidades. No es la institución de educación superior la que define las prioridades, necesidades y soluciones; es quien, debido a la capacidad de abordar la interacción de los distintos actores del sistema social, orquesta la búsqueda colectiva tanto de los problemas como la forma de abordar los retos sociales.
Para Santo Tomás, los entornos relevantes para ejercer las acciones de vinculación con el medio son todas aquellas comunidades organizadas que están en condiciones de vulnerabilidad o que tengan una baja capacidad de construir tramas sociales aptas para ejecutar sus propias acciones; por ende, el rol de apoyo de las instituciones educativas es trascendental para aumentar las posibilidades de éxito. No obstante, estas acciones deben estar dotadas de singularidad, ser diferenciadoras, deben dar cuenta de las necesidades comunes de vinculación de todos los actores involucrados y tener un sentido que vaya más allá de lo evidente. En otras palabras, deben estar cruzadas por la innovación.

En este sentido, para desplegar la innovación en el campo social es fundamental contar con una serie de factores como la asociatividad, la creatividad, la integración, la multidisciplinariedad, el trabajo en redes, el romper fronteras entre lo público y lo privado, bajar las barreras internas de las organizaciones involucradas en los procesos de innovación social, considerar la idea de la co-construcción tanto en los procesos como en las soluciones; todos estos factores, por cierto, conjugados para generar impacto en un territorio.1

Comprometidos a ser agentes de cambio y como una forma de inspirar y lanzar el inicio de esta nueva etapa institucional, Santo Tomás ha querido relevar en esta publicación los programas de Vinculación con el Medio, algunos de gran envergadura y otros más acotados, pero que creemos que pueden ser inspiradores, todos ejecutados con esfuerzo y con pasión, transformando la vida de quienes participan en los proyectos, tanto desde la comunidad educativa como de las poblaciones apoyadas.

Literalmente, varios miles de personas de todo Chile -grupos organizados, instituciones públicas y privadas, comunidades educativas, voluntarios- han co-creado en sus territorios nuevas herramientas, nuevos agentes y nuevas respuestas a sus problemáticas sociales, moldeando misiones y estructuras organizativas, generando coyunturas antes impensadas que abrieron mundos, despejaron caminos y revelaron que la transformación viene de la mano de la participación.

Es así como personas mayores hoy postulan a fondos concursables optando a financiamiento para sus propios emprendimientos, pero más que eso, se saben ciudadanos activos y con todo un futuro por delante. Padres y apoderados de siete jardines infantiles están permanentemente coordinados con educadores y equipos multidisciplinarios, pero más que eso, comunican las necesidades de sus hijos y participan activamente en la búsqueda de soluciones. Una comuna vulnerable del sur de Chile recibe apoyo profesional y multidisciplinario para mejorar su calidad de vida, pero además, cuenta con un lugar que les permite participar en la satisfacción de sus necesidades y en la proyección de su futuro. Nuestros estudiantes entrelazan su aprendizaje con las emociones generadas en estos procesos de vinculación social… un aprendizaje inolvidable.

Historias hay muchas y su impacto social es sistematizable, replicable y escalable. Aunque los beneficiarios más nítidos de la Innovación Social son aquellas personas en situación de exclusión o desprotección social, quizás quienes reciben el aporte más profundo e indeleble son quienes desde el entusiasmo trabajaron por sí mismos pensando en que lo hacían por los demás.

Fin del capítulo