Menú de capítulos

Ubicación del proyecto: Santiago y Concepción

Proyecto: Creciendo Juntos: Santiago - Concepción

Promover el desarrollo integral de niños y niñas que asisten a jardines infantiles de la JUNJI.

Todos tienen voz

No solo niños y niñas asisten a siete jardines infantiles de las comunas de Quinta Normal, Cerro Navia, Ñuñoa, Lo Prado y Maipú en la región Metropolitana, y de Hualpén y Concepción, en la región del Bío Bío. Sus familias tienen un rol protagónico, porque para generar las intervenciones que desarrollan los equipos de diversas Facultades de la Universidad Santo Tomás (UST), primero comunican las necesidades que sienten que hay que abordar para el óptimo desarrollo de sus hijos.

Desde agosto de 2012 las facultades de Educación, Ciencias Sociales y Comunicaciones y Salud de la UST y la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI) confluyen en dichas municipalidades con el objetivo de promover el desarrollo integral de la infancia a través de este proyecto multidisciplinario. Es así como más de 2500 estudiantes de las carreras de Terapia Ocupacional, Enfermería, Fonoaudiología, Tecnología Médica, Nutrición y Dietética, Kinesiología, Psicología, Trabajo Social, Pedagogía en Educación Física, Educación Diferencial, Medicina Veterinaria, así como Técnico en Odontología del Centro de Formación Técnica Santo Tomás, se han unido para trabajar en conjunto con sus decanos, directores de escuela, académicos y alumnos, y, lo más importante, con la propia comunidad.

La metodología consiste en reunirse con las familias y generar un diagnóstico para luego hacer un enlace entre necesidades y disciplinas en una relación bidireccional de beneficio mutuo.

El proyecto se destaca porque son los mismos alumnos de las diferentes carreras convocadas quienes diseñan las intervenciones y las presentan a sus académicos, quienes, luego de revisarlas y aprobarlas, las comparten con las familias. Con este gran acuerdo entre las partes involucradas y con el consentimiento informado de los padres, comienza el trabajo en terreno, con un enfoque de derechos de la infancia y una mirada sistémica sobre las personas y sus comunidades.

Creciendo juntos me dio la oportunidad de comprender la importancia del rol de un profesor y más aún en el contexto de la infancia. Después de terminada mi participación como alumno, quise seguir trabajando como voluntario porque esto generó un cambio en mi vida. De hecho, fue el IMPULSO de mi práctica profesional y lo que me abrió la decisión de trabajar en pre básica.

Esteban Garrido
Alumno que participó en el programa

 

Con este programa aprendí a ser más flexible. La realidad de las comunidades vulnerables despierta otros caminos para poder responder a sus necesidades y muchas veces esos caminos tienen que ver con la creatividad.

Cecilia Villalobos
Coordinadora del programa

Evaluación y comunicación permanente

Otro aspecto destacable del programa es que durante el semestre se realizan tres encuentros: en el primero se comunican los hitos del proyecto, durante el proceso de ejecución se intercambian experiencias entre estudiantes y académicos de las distintas carreras y, un mes después de terminada la intervención, se comunican los resultados tanto a la comunidad académica como a las autoridades de la JUNJI. Finalmente, se realizan dos reuniones anuales con autoridades de las partes involucradas más el Comité Estratégico de la Universidad.

Es así como un semestre en estos jardines puede contemplar evaluaciones psicológicas, fonoaudiológicas, trabajo con mascotas, operativos de salud bucal, entre otras intervenciones, demostrando la capacidad pionera de este programa de articularse integralmente interfacultades e intercarreras.

Tal como comenta la coordinadora del programa, Cecilia Villalobos, no se trata de entrar y salir de una comunidad, sino de empoderarla para seguir adelante y así erradicar el asistencialismo.

Un ejemplo de las soluciones creativas fue una intervención de estudiantes de Kinesiología. Como era de esperarse, vestían su delantal, prenda que asustó a los niños probablemente asociándolos con alguien que les provocaría alguna molestia. Rápidamente, y pensando en no perder la confianza y el contacto necesario, los estudiantes se sacaron los delantales y se logró restablecer el ambiente para generar empatía y mejores resultados.

Aprender a compatibilizar lo que se necesita con lo que realmente se puede hacer ha sido uno de los ejes rectores de este programa, lo que obliga, a su vez, a tener una visión realista y eficaz de las acciones. A esto se le denomina metodología de indagación apreciativa, que implica que -si bien se plantean planes de intervención- estos son flexibles y se van acomodando tanto a la realidad de la comunidad beneficiaria como a la de los socios colaborativos del proyecto, creando así una comunidad consciente de sus recursos, de sus deberes y de sus derechos.

Desde la perspectiva de la Innovación Social, programas como Creciendo Juntos encarnan el concepto de bidireccionalidad, ajustando metodologías y acciones a las instancias y realidades locales de los territorios con los que se busca una vinculación.

Proyecto Creciendo Juntos.

Fecha de realización: Desde 2012 a la fecha.

Ámbitos de acción: Educación y salud.

Foco objetivo: Promover el desarrollo integral de niños y niñas que asisten a jardines infantiles de la JUNJI, a través de intervenciones multidisciplinarias.

Comunidad beneficiada: Comunidades educativas de jardines infantiles de la JUNJI de la región Metropolitana y del Bío Bío.

Lugares en que se realiza: Región Metropolitana, Región del Bío Bío.
Cantidad de usuarios beneficiados: 1295 apoderados, 6047 párvulos, 674 funcionarios JUNJI.

Carreras involucradas: Terapia ocupacional, Medicina Veterinaria, Enfermería, Fonoaudiología, Tecnología Médica, Nutrición y Dietética, Kinesiología, Psicología, Trabajo Social, Pedagogía en Educación Física, Educación Diferencial y Técnico en Odontología.

Actividades realizadas: Investigación científica a través de estudiantes tesistas de las áreas de Educación y Salud / Estimulación del desarrollo psicomotriz de los párvulos / Capacitación de apoderados y agentes educativos / Talleres de aprendizaje motor a párvulos y charlas de autocuidado y estilos de vida saludables a familias / Promoción y ejercicio del autocuidado de agentes educativos / Intervenciones con apoderados para fortalecer la labor educativa / Diagnóstico social y catastro de redes intersectoriales.

Entidades colaboradoras: Junta Nacional de Jardines Infantiles y Municipalidades de las Regiones Metropolitana y del Bío Bío.

2624 alumnos participantes.

Proyecciones: Fortalecer el trabajo con la comunidad local / Difusión del programa / Modernización del sistema de registro y sistematización de las acciones desarrolladas y buenas prácticas / Diseño de un modelo de evaluación de impacto del proyecto en los niveles de intervención con socios comunitarios y de formación de estudiantes UST

Fin del capítulo