Menú de capítulos

Ubicación del proyecto: Temuco.

Proyecto: Casa de la Familia.

Apoyo profesional y técnico multidisciplinario a personas en situación de vulnerabilidad social de la comuna de Padre Las Casas, Temuco, contribuyendo a mejorar su calidad de vida y a facilitar su integración e inserción en la comunidad.

Acciones responsables, respetuosas y beneficiosas.

En el año 2005, la Municipalidad de Padre Las Casas le propuso a la Universidad Santo Tomás hacerse cargo de un programa piloto de autoprotección para la comuna que se ubicaría en un inmueble aportado por el municipio. La Universidad aceptó el desafío pensando en monitorear sistemas de trabajo y de vinculación con la comunidad, pero sin considerarlo necesariamente un proyecto a largo plazo. Desde entonces han pasado ya trece años y la Casa de la Familia se convirtió en un lugar que trabaja con personas con problemas de vulnerabilidad social, demostrando que el programa tuvo una enorme capacidad de crecimiento y ha seguido evolucionando e involucrando cada vez a más actores en su proceso.

Allí se presta asesoría y tratamiento integral a las familias que requieran mejorar su calidad de vida y facilitar su reinserción social, generando un trabajo multidisciplinario, activo, específico y colectivo.

La Casa de la Familia se sostiene en tres pilares fundamentales: los académicos, los estudiantes y el socio comunitario, todos confluyendo en el mismo territorio y en una relación de beneficio mutuo. En sus primeros dos años de existencia, la metodología de trabajo contemplaba que los coordinadores y voluntarios se trasladaban a las comunidades del municipio informando de las actividades que se realizaban en la sede del programa. Sin embargo, hoy son los profesionales y alumnos que trabajan en la Casa de la Familia quienes acogen a la comunidad, escuchan sus necesidades, generando desde allí las coordinaciones necesarias para ir donde se les necesite, esto de manera preparada, organizada y efectiva.

Es sorprendente constatar que en una casa de dos pisos, con un puñado de oficinas y dos salas de reunión se hayan coordinado alrededor de 8900 acciones en beneficio de la comunidad, favoreciendo a más de 88000 personas. El trabajo ha sido mancomunado con la Dirección de Desarrollo Comunitario de la Municipalidad, con académicos y alumnos de decenas de carreras, tales como Derecho, Ingeniería Comercial, Trabajo Social, Educación Básica y Educación Diferencial, Pedagogía en Inglés, Kinesiología, Enfermería, Tecnología Médica, Nutrición y Dietética, Psicología, Medicina Veterinaria y también con alumnos y académicos de Gastronomía Internacional y Tradicional Chilena, Servicio Social, Preparación Física, y con Técnico en Diseño Digital y Publicitario, Técnico en Construcción Civil, Técnico en Farmacia y Técnico en Podología Clínica.

Haberme involucrado en esto ha sido enriquecedor desde todo punto de vista. Me ha obligado a prepararme, a adquirir nuevas destrezas, a relacionarme con mucha gente joven y he tenido la satisfacción de que la gente pueda confiar y encontrar una solución en nosotros. Muchos alumnos llegan cargados de rebeldía y de emociones negativas y he visto cómo este trabajo los ha cambiado; han hecho una pausa en su vida, se han entregado a trabajar por los demás Y lo mejor es que se han dado cuenta de que les gusta.

Evangelina Musante
Coordinadora del proyecto.

Aprendizaje en contexto, aprendizaje significativo.

El trabajo de los estudiantes y académicos que interactúan con la Casa de la Familia está orientado a formar profesionales íntegros, sensibles, empáticos y, sobre todo, capaces de marcar la diferencia desarrollando un firme sentido de responsabilidad social. Con las distintas facultades y carreras se establecen acciones articuladas y consensuadas, que buscan dar respuesta a las necesidades de la comunidad, esto desde los contenidos y aprendizajes esperados de una determinada actividad curricular, de sus planes de estudio y, consecuentemente, del perfil de egreso de los estudiantes. Es así que el rango de las acciones que pueden vincularse se coordinan a una asignatura concreta y permiten desarrollarse como práctica profesional o bien como actividades ejecutadas por alumnos voluntarios.

Lo que importa relatar aquí es cómo con iniciativas muy puntuales y específicas se ha logrado cubrir necesidades de hogares de personas mayores, de escuelas rurales, de personas en situación de discapacidad y de aldeas infantiles, de jóvenes y juntas de vecinos rurales y urbanas, de profesores, postas e incluso, de pequeños agricultores y sus animales, como la desparasitación y vacunación de más de 14000 mascotas.

Todas las acciones realizadas han sido registradas y evaluadas, generando un importante corpus de datos que permite efectuar un seguimiento y estudio de las diversas modalidades de gestión con las que se ha trabajado desde los inicios del programa.

Más allá de las cifras, de enumerar acciones emprendidas y resultados
obtenidos, es importante recordar que detrás de los logros hay personas que trabajan día a día para que un programa como este tenga resultados que le permitan seguir vigente y creciendo luego de trece años de funcionamiento. Es el caso de Evangelina Musante, Directora de la Casa de la Familia, quien llegó al programa sin proponérselo. Tecnóloga Médica de profesión, asegura que esta actividad le dio un vuelco a su vida profesional, dejando incluso el trabajo en el hospital y dedicándose 100% al programa.

Esta iniciativa marca una focalización del trabajo integral de la sede Temuco de la UST en una comunidad específica, logrando sistematicidad en la intervención, gestión del conocimiento y afianzando una intervención sostenida en el tiempo.

Todos por una misma causa.

Hoy Licenciada en Trabajo Social de la Universidad Santo Tomás, Natalie Barriga participó como alumna en la Casa de la Familia. Relata la experiencia de este programa como un momento determinante en su carrera ya que representó un cara a cara con la realidad, vio cómo sería su futuro profesional, enfrentando el trabajo de manera sistémica, colaborativa y con altas cuotas de gestión que tuvo que abordar con alumnos de distintas carreras. La sensación fue de independencia, libertad y creatividad, y relata la experiencia como un lugar donde aprendió a tener la confianza con que hoy se desempeña. El secreto: aprender a hacer redes.

En mi paso por la Casa de la Familia, tuve que vincularme con la escuela municipal Darío Salas. Allí logré tomar casos de alumnos vulnerables que muchas veces quedan en el camino porque no hay capacidad para abordar todo lo necesario para que salgan adelante. Gracias al trabajo en redes que se hace allí pude llegar a ellos.

Natalie Barriga
Asistente social de la Municipalidad de Teodoro Smith, Región de la Araucanía
Proyecto: Casa de la familia.

13 años de ejecución: desde 2005 a la fecha.

Ámbitos de acción: Psicología, salud, educación, servicio social.

Foco objetivo: Entregar apoyo profesional y técnico multidisciplinario a personas en situación de vulnerabilidad social de la comuna de Padre Las Casas, Temuco, contribuyendo a mejorar su calidad de vida y a facilitar su integración e inserción en la comunidad.

Comunidad beneficiada: Pobladores de la comuna de Padre las Casas.

Lugares en que se realiza: Temuco.
Cantidad de usuarios beneficiados: 88000 personas, 14000 mascotas.

Carreras involucradas: 21.

Actividades realizadas: Talleres de salud en organizaciones comunitarias de mujeres y adultos mayores / Talleres para padres y niños realizados / Atención psicológica / Talleres sobre tenencia responsable de animales / Evaluaciones nutricionales / Talleres sobre alimentación saludable y de cuidado del pie / Operativos de promoción de estilos de vida saludable.

Entidades colaboradoras: Municipio de Padre las Casas, Escuelas particulares subvencionadas, Jardines Infantiles, Agrupaciones de Adulto Mayor, Club de Diabéticos Larga Vida, Grupo de Voluntariado de Salud de Padre las Casas, Hogar de Cristo, Hogar de Ancianos REVOSO, Aldeas SOS, SENDA, Carabineros de Chile, PIB Vilcún, Red Infancia y Familia, Tierra Esperanza, Servicio País y Fundación Mi Casa.

500 alumnos participantes anualmente.

Proyecciones: Replicar en otros municipios.

Fin del capítulo